Toda la información sobre operación de Prótesis de Rodilla

La rodilla es la articulación del cuerpo que más sufre a lo largo de la vida, ya que debe soportar la práctica totalidad del peso de la persona. Debido a esto, junto con el paso del tiempo y la aparición de la artrosis, aparece el dolor y la deformación en la rodilla, disminuyendo sobremanera la calidad de vida de la persona.

 

Llegado este momento la mejor opción es la Operación de Prótesis de Rodilla.

 

¿Por qué es necesaria la Operación de Prótesis de Rodilla?

La operación de prótesis de rodilla implica la sustitución quirúrgica de la rodilla por una articulación artificial. Se trata de una cirugía mayor, por lo que es necesario llevar a cabo una serie de cuidados previos y posteriores a la operación. Los principales objetivos que se persiguen con la Operación de Prótesis de Rodilla son mantener la funcionalidad de la articulación, eliminar el dolor y corregir la deformación.

Las principales causas que hacen necesaria la Operación de Prótesis de Rodilla son:

  • Enfermedades degenerativas como artrosis, artritis, osteoporosis, etc. Esto se produce normalmente en personas mayores de 60 años.
  • Lesiones provocadas debido a un accidente.
  • Infecciones o tumores graves en la articulación.

A pesar de ello, la principal causa de requerir una operación de prótesis de rodilla es la artrosis, la cuál puede causar rigidez en la rodilla, deformidades en la articulación, dolor constante y dificultad a la hora de llevar a cabo acciones cotidianas como caminar o subir escaleras.

En España se realizan alrededor de 55.000 sustituciones de rodilla al año.

En el caso de personas jóvenes, se intenta evitar la colocación de una prótesis de rodilla, puesto que la duración de éstas prótesis oscila entre 10 y 25 años, por lo que si se realiza de forma demasiado temprana, es posible que sea necesario realizar un recambio.

Operación de Prótesis de Rodilla

El dolor provocado por la artrosis llega a impedir dormir a las personas que lo sufren.

Por ello, antes de llevar a cabo una operación de prótesis de rodilla, se aconseja intentar solucionar los problemas mediante otro tipo de tratamientos médicos, rehabilitadores u otro tipo de cirugías que permitan eliminar o enmascarar la incapacidad y el dolor, puesto que una rodilla natural es siempre más fuerte que una prótesis de rodilla.

 

¿En qué consiste una Prótesis de Rodilla?

Las prótesis de rodilla están compuestas de metal y plástico, aunque hoy en día algunos cirujanos utilizan partes de cerámica en las prótesis de rodilla. Los metales utilizados son variados, como son el cobalto, titanio, cromo y acero inoxidable. Las partes metálicas de la prótesis de rodilla encajan con exactitud en el polietileno, el cuál es un plástico especial enormemente resistente al desgaste, haciendo de él un material muy duradero.

 

¿Cómo se realiza una Operación de Prótesis de Rodilla?

Previamente a la operación de prótesis de rodilla es normal llevar a cabo una serie de cuidados, los cuáles varían según el paciente o el cirujano, aunque suelen ser muy parecidos. Además, tras la cirugía, será necesario un tiempo de rehabilitación.

 

Cuidados previos a la cirugía

Los preparativos para una Operación de Prótesis de rodilla se inician con una o dos semanas de antelación. Se recomienda ejercitar los brazos y el tronco de forma previa a la operación. En ocasiones, debido a la posible pérdida de sangre durante la operación de prótesis de rodilla, es recomendable realizar extracción de sangre propia de forma previa a la intervención, ya que la sangre de uno mismo siempre es mucho mejor tolerada por el cuerpo (autotransfusión).

Para estar seguros de que no hay infecciones, se realizaran análisis de sangre unos días antes de la intervención. En el supuesto de encontrar alguna infección, como pueden ser caries o infecciones de orina, es imprescindible consultar al especialista antes de la intervención, puesto que es probable que debido a ello, la prótesis de rodilla se infecte. Esto se produce debido a que elementos anómalos derivados de estas infecciones alcanzan el torrente sanguíneo y llegan a la articulación.

Si se encuentra bajo medicación, el paciente deberá consultar con su médico si es necesario abandonarla o si puede continuar con ella. Lo habitual es que el cirujano le proponga llevar a cabo determinados ejercicios respiratorios antes de la operación de prótesis de rodilla, con la intención de evitar posibles complicaciones durante la intervención así como para el postoperatorio.

El ingreso en el hospital se realiza normalmente un día antes de la intervención, donde se le proporcionarán unas directrices entre las cuales se encuentran la de no beber ni comer después de medianoche y la desinfección de la rodilla con un cepillo especial. Para prevenir coágulos se le administrará  una inyección subcutánea en la zona del vientre. El paciente continuará recibiendo dicha inyección a lo largo de las seis semanas posteriores a la intervención.

 

La Operación de Prótesis de Rodilla

Antes de la intervención se procede al rasurado y desinfección de la zona si fuera necesario. Para administrarle sueros y medicamentos se le colocarán al paciente vías en el brazo a lo largo de todo el procedimiento operatorio e inmediato postoperatorio. La anestesia que se le administrará puede ser regional (parte inferior del cuerpo), o general, dependiendo de cada caso.

Una vez en el quirófano se inicia el procedimiento. En primer lugar se realiza una incisión de unos 20 o 25 centímetros en la rodilla. A continuación la rótula es apartada por el cirujano, que para colocar las piezas de reemplazo o prótesis cortará los extremos ya desgastados de la tibia y el fémur. Si no se reemplaza también la rótula, se cortará levemente para que encaje perfectamente con las nuevas piezas que se van a implantar. Para mejorar la fijación, en la mayoría de los casos, se coloca en la rótula un botón de plástico. Posteriormente se acopla cada parte de la prótesis de rodilla a los huesos, una de ellas a la tibia y la otra al fémur. Para fijar los elementos de la prótesis al hueso y a la rótula, se utiliza un cemento óseo especial. Finalizados estos pasos los tendones y músculos alrededor de la rodilla nueva se reparan, cerrando la incisión a continuación.

La operación dura aproximadamente dos horas, dependiendo de cada caso y de las necesidades del paciente.

 

¿Cuánto se alarga la rehabilitación tras una Operación de Prótesis de Rodilla?

Después de la intervención se lleva al paciente a la sala de reanimación, donde permanece alrededor de tres horas hasta que se estabilizan sus constantes vitales. Una vez estabilizado, se lleva al paciente a su habitación. El tiempo de estancia hospitalaria es de entre 4 y 5 días, dependiendo de cada paciente. Para la realización de las actividades propias de la vida cotidiana el paciente requerirá ayuda en las semanas posteriores a la operación.

Operación de Prótesis de Rodilla

Inmediatamente después de la intervención, da comienzo la rehabilitación, periodo que abarca desde tres meses hasta un año, realizándose hasta que el paciente haya recuperado la movilidad por completo. En la inmensa mayoría de los casos los resultados de la operación son positivos, recuperando la capacidad de caminar sin necesidad de apoyo alguno así como el alivio del dolor por completo. Al cabo de seis semanas tras la operación, se realiza la primera revisión, siendo las revisiones posteriores cada 6 meses, luego de forma anual y por último cada tres años, siempre y cuando no se presente ninguna complicación.

 

¿Qué ventajas y riesgos conlleva la Operación de Prótesis de Rodilla?

El alivio del dolor, la corrección de la deformidad, el aumento de la movilidad y en definitiva, la mejora de la calidad de vida son las principales ventajas de la operación de prótesis de rodilla. 

En relación a los riesgos de esta operación, son los mismos que en otras intervenciones, es decir, aquellos que están relacionados con la anestesia o con procesos de cirugía en general (coágulos, infección y sangrado). La infección de la prótesis de rodilla puede ser considerada un riesgo adicional, provocando la necesidad de extraer la prótesis infectada y sustituirla por otra. El aflojamiento de la prótesis se considera un problema mecánico pero las posibilidades de que esto ocurra son mínimas gracias a los métodos utilizados hoy en día.

Operación de Prótesis de Rodilla

En pacientes con deformidades importantes debidas a la artrosis puede producirse la luxación de la rótula. A pesar de que ésta suele recolocarse de manera espontánea en la mayoría de los casos, de no ser así puede ser necesaria una nueva cirugía. Es muy poco frecuente la rotura de los implantes, siendo las lesiones nerviosas muy poco probables. La inmensa mayoría de las prótesis de rodilla no presentan nunca estos problemas y consiguen mejorar notablemente la calidad de vida de los pacientes.